“A question of belief” de Donna Leon

Descubrí a Donna Leon por casualidad. El primer libro suyo me lo compré haciendo escala en un aeropuerto porque había acabado el libro que tenía y todavía me quedaban tres horas de vuelo antes de llegar a casa. Vi Venecia en la contracubierta y pensé que estaría bien conocer la ciudad desde otro punto de vista. Estuve hace mucho y a mí no me gustó. Quizás porque llovía y el cielo estaba gris y feo y hacía un calor insoportable, a mí no me pareció romántica para nada. Creo que compré el libro para intentar encontrar ese romanticismo. No lo encontré, pero seguí leyendo todos los libros que encontraba de Donna Leon, en inglés, porque como escribe fácil también se lee fácil.

Leon tiene una aproximación muy crítica a la ciudad. En Una cuestión de fe, como en sus otros libros, vemos la corrupción política relacionada con el urbanismo, vemos defensa del medio ambiente tan importante en una ciudad que está dentro del mar, vemos crítica a las supersticiones y al tradicionalismo italiano… Venecia aparece casi como un personaje más, como una ciudad en la que es difícil vivir, por el calor asfixiante del verano, por los turistas, por el ritmo vital… pero la ves. Leon la describe tan bien que sientes que la paseas, que la navegas, que te puedes perder en sus canales y calles y callejuelas pero yo sigo sin ver el romanticismo que otros le ven a la ciudad.

En ésta, que es su penúltima novela publicada, hay tres casos: uno que parece una estafa a señoras mayores supersticiosas, otro que tiene que ver con jueces corruptos, y el tercero, un asesinato que parece que tiene que ver con lo de los jueces corruptos.  La investigación tiene un ritmo lento porque en Italia, según la autora parece querer que creamos, todo va lento y porque, además, es verano. Brunetti se dispone a irse de vacaciones a la montaña con su familia para huir del calor sofocante y de los turistas de Venecia, cuando Vianello le cuenta que está preocupado porque su tía se comporta de una forma rara y un conocido que trabaja en el ayuntamiento le cuenta que tiene sospechas de que un juez es corrupto. Solo por estos dos casos, Brunetti no se quedaría en la ciudad, pero cuando el conserje de un juzgado es asesinado en la puerta de su casa tiene que volver a la ciudad para investigarlo aunque ya estuviera a medio camino de los Alpes.

Me encantan Brunetti, el personaje principal, y su familia. Me encanta que parezca un tipo tan normal y que tenga una familia tan normal. De acuerdo, igual no es tan normal tener unos suegros de la nobleza, pero la relación que tiene con ellos es la que la mayoría tendríamos, como “desajustada”. Brunetti es un tipo honesto y culto que aborrece a su jefe, tan preocupado por las apariencias y por el estatus social. Tiene una relación peculiar con alguno de sus subordinados como Vianello, su fiel y eficiente compañero, y con la signorina Elettra, la secretaria hacker del jefe que colabora con las investigaciones buscando datos en la red.

La novelas de Donna Leon son libros interesantes y fáciles de leer, con historias y personajes que enganchan y altamente recomendables. Lo mejor de Leon es su nivel de consistencia, todavía no he leído un libro suyo que no me haya gustado.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s