Somalia

No todas las urgencias son importantes. Es más, la mayoría de urgencias de nuestra vida no son importantes. Creo que si supiéramos poner cada cosa en su sitio, muchas de las urgencias que nos sobrevienen en nuestra vida diaria desaparecerían.

Fácil no es. A mi me persiguen las urgencias. Creo que hasta las busco. Me dan un no sé qué vital que me energiza. Ahora estoy en una fase de simplificación, de limpieza (real y metafórica) y voy eliminando superfluidades, cosas sobrantes, que me quitan energía y me aportan poco.

Empecé a eliminar cosas cuando volví a escribir por placer. Me di cuenta de que mis textos estaban llenos de palabras vacías que sobraban y me acostumbré a quitar y quitar. Cuando uno aprende a quitar de un sitio, es más fácil saber quitar de otro. Y ahí estoy, quitando cosas hasta quedarme en lo esencial.

Y lo esencial es la vida, la de las personas y la de la naturaleza, y por añadidura la salud. Después viene lo de tener un sitio en el que vivir y en dónde te sientas seguro (porque una vida de inseguridades no es vida). Después necesitas querer y que te quieran, y aquí no se trata de querer a muchos o a pocos o de que te quieran muchos o pocos, se trata de que te quieran bien y de querer bien, sin exigencias, sin expectativas, con generosidad. Y al final viene lo de poder crear algo nuevo o distinto, algo tuyo, ya sea cocinando, escribiendo, bailando, pintando o lo que sea. Crear puede crear todo el mundo.

La pirámide de Maslow lo explica un poco más y con mejores palabras.

Lo que sirve para la vida de uno, sirve también para el mundo, para la realidad que nos rodea, para decidir donde ponemos el centro de nuestra atención, para decidir qué debe preocuparnos y ocuparnos.

Por eso ayer sentí vergüenza viendo la televisión.

Este reportaje de Informe Semanal sobre Somalia tiene imágenes muy duras, muy duras y tristes, pero lo peor no es eso. Lo peor es ver a responsables de ONG españolas que quejándose del olvido de los medios, de las instituciones y de las personas. Porqué sí, hemos tenido un verano complicado: de crisis, de visitas papales, de desahucios, de revoluciones árabes, de guerras… Pero no tenemos derecho a no ver lo importante y urgente.

Millones de personas están al borde de la muerte por hambre y si tuviéramos claras nuestras prioridades estaríamos todos (nosotros, ciudadanos de pie, y también los políticos, las empresas…) haciendo algo para evitar que mueran. Para contribuir a dar a todas esas personas el derecho a un vida digna, segura.

Para saber más sobre la situación en Somalia y para saber qué ONG están trabajando en terreno podéis visitar la web de Canal Solidario.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s