“La voz de los muertos” de Julián Sánchez

Éste es uno de los libros que nos hace leer Paco Camarasa, de la librería Negra y Criminal de la Barceloneta (a la que tenéis que ir sí o sí), en su club de lectura. Nos hace leer libros con los que podamos viajar a ciudades distintas. Ya hemos estado en Edimburgo, Hamburgo, Marsella, Buenos Aires… Ahora tocaba cerca de casa.

Esta novela, protagonizada por el peculiar inspector Ossa, tiene como ciudad escenario Barcelona. El Raval y el Gótico con sus cosas buenas y sus cosas malas están bastante bien retratados. También aparece la zona de encima de la Diagonal, que no sabría decir si está bien retratada o no porque yo por ahí no me acerco.

Me lo leí como quien hace los deberes. Otras veces, he descubierto grandes joyas en el club, pero éste no fue el caso. A mí me pareció sólo pasable, pero sin muchas alegrías, por tres razones:

– Utiliza distintos narradores protagonistas en forma casi de flujo de consciencia, lo cual no estaría mal si no fuera por que parece que todos piensan igual, con el mismo tono, la misma estructura, el mismo léxico… Así que a veces tardas un poco demasiado en saber quién habla.

– Tiene un punto sobrenatural. Yo soy de lo más cínico así que no me creo del todo lo que me cuenta y así una no lee a gusto.

– David Ossa es un supercreído. Bueno, resulta que cuando hablan los otros personajes también lo ponen en una especie de altar, que si es tan bueno y especial, que si todo lo resuelve… Con la cosa esa del flujo de conciencia el pobre Ossa tiene que describirse a sí mismo y ya sólo le faltaba decir: ¡Qué guapo soy, qué tipo tengo!

La trama no está mal del todo, tiene su aquél. Pero como está la cosa sobrenatural por medio, siempre tienes la sensación que te la han metido doblada, porque le meten un fantasma, un espectro o lo que sea y se quedan tan anchos.

Si lo encontráis en la biblioteca se puede leer, pero no hace falta que os gastéis el dinero. Mejor no leáis el libro de noche si sois impresionables. Tampoco en invierno ni en otoño si llueve o está el cielo muy gris. Este libro se tiene que leer en primavera con un cielo azul radiante y en un parque con niños jugando, para compensar la negrura.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s