Ritmo

A veces la vida queda suspendida en un no ritmo de lo más angustiante. A ese tiempo sin ritmo se le llama espera. El ritmo fluye, tiene una lógica y una estructura, lo puedes seguir, lo puedes escuchar, lo puedes hacer… La espera ni fluye, ni tiene lógica y estructura, ni la puedes seguir, ni escuchar, ni puedes hacer nada con ella más que esperar, porque si haces algo mientras esperas ya es como si no esperaras.

Ese vacío que genera la espera, cuando lo que hubo no es y lo que será todavía no ha llegado es de un absurdo surrealista insoportable. Y aún así, cuantas veces hemos estado esperando a que lleguen personas, cosas, días, momentos… lo que sea.

El antídoto contra la espera es hacer, lo que sea, para generar un ritmo, el que sea, que al final puede que fluya, con lógica y estructura, para que lo puedas seguir. Si no funciona, porque a veces no funciona, baila, en el salón de tu casa si hace falta, para engañar a la vida.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s