Crónica BCNegra: Asesinos en serie. Matar sin móvil aparente

Karin Slaughter (curioso apellido para una autora de novelas con muertos) y Jeffery Deaver (que, entre otras muchas cosas, ha escrito la última novela de James Bond) venían a hablar de asesinos en serie pero hablaron de otras cosas, todas muy interesantes. En Estados Unidos tienen más claro que nosotros que un escritor se puede hacer y están tan orgullosos de hacer “literatura” como de escribir libros eficaces para entretener que se vendan bien. Los dos autores que participaron en la última mesa de BCNegra del martes estaban muy orgullosos de ser superventas, sin traumas artísticos.

El moderador, Antonio Lozano, dijo que hay estudios que dicen que en Estados Unidos un 1% de la población es psicópata, aunque la mayoría sea psicópatas subcriminales, que a mi personalmente son los que me dan más miedo porque son los que tienen vidas normales.

Luego les preguntó porqué decidieron escribir novelas sobre crímenes a lo que Deaver respondió que lo que él pretende es atraer a los lectores desde el nivel más emocional y la novela criminal le permite hacer eso a través del miedo y la angustia. Quiere dejar a sus lectores sin dormir del susto, vaya. Dijo literalmente que es muy manipulador y que disfruta haciendo desgraciada a la gente. Luego añadió que los crímenes le permiten también hablar de aspectos psicológicos, sociales y políticos, pero yo creo que lo importante es lo de dar miedo.

Para Slaughter lo de los crímenes es más utilitario, le proporciona estructura. Ella creció en Atlanta durante los 70 cuando un asesino en serie mató a unos 20 niños y niñas y eso le marcó. Ella busca entender los motivos de la acción criminal y escribe sobre asesinos en serie porque le proporcionan una estructura con una continua sensación de desastre.

Deaver explicó que las obras de misterio hablan sobre lo que sucedió, en pasado, mientras que los thrillers hablan sobre lo que va a suceder.

Los dos estuvieron de acuerdo en que muchos asesinos en serie reales no serian creíbles en una novela y que es muy difícil no sobrepasar esa línea fina.

Hablaron de los profilers y de como no siempre son bienvenidos por los policías. Lo de hacer perfiles es un arte, según Slaughter, y tiene mucho de intuición y no todo el mundo puede hacer eso. Puso el ejemplo de un profiler que llegó a una escena del crimen donde había una mujer apuñalada múltiples veces, con un montón de sangre por todas partes, que soltó “Percibo mucho rabia” a lo que los policías respondieron “No shit” (No jodas). Según ellos hay gente que da un mal nombre a la ciencia forense.

Y de aquí pasaron a hablar de lo complicado que es escribir sobre ciencia forense de manera que no aburra y que sea creíble. Las series de televisión han complicado este trabajo. Según Deaver la primera versión de sus libros acostumbra a tener unas 700 páginas llenas de información muy interesante, resultado de la investigación muchas veces sobre ciencia forense que lleva a cabo. En la primera revisión del libro esa información muy interesante desaparece para dejar solo lo que es entretenido.

Se habló un poquito de escenas de sexo. Deaver casi no escribe escenas de sexo porque dice que se han escrito ya muchas y es difícil mejorar lo que hay, así que ni lo intenta. Slaughter sí escribe escenas de sexo pero sigue la norma de eliminarlas sino es que aporten algo sobre los personajes o la historia. Comentó que las escenas de sexo escritas por hombres suelen ocupar un párrafo mientras que las escritas por mujeres ocupan dos páginas. No he hecho un estudio al respecto así que no lo tengo claro pero seguro que me fijo más a partir de ahora.

Deaver es el autor de la novela el Coleccionista de huesos, en la que se basó la película del mismo título protagonizada por Denzel Washington. Hablando sobre el tipo de personajes que crean dijo que lo que buscaba con ese personaje era huir de las escenas de acción y crear un personaje que pudiera “out think” a los malos, al estilo de Sherlock Holmes. Aunque también dijo que para que las historias sean interesantes los malos tienen que ser un poco más listos que los buenos.

Hablaron también de los tipos de mujeres que aparecen en las novelas de crímenes. Para empezar el moderadorr presentó a Slaughter como feminista y a ella no pareció molestarle, así que eso dio pie a hablar de mujeres y de los roles que tienen en la literatura negra y criminal. En este caso, ambos autores tienen personajes de mujeres fuertes que huyen de los estereotipos. En el caso de Deaver, y volviendo a su serie protagonizada por Lincoln Rhyme, intenta un cambio de roles donde el hombre es el pasivo, porque no tiene más remedio, y la mujer, Amelia Sachs, la activa y violenta. Slaughter busca más un equilibrio en el que sus personajes se complementen, dijo que los hombres policías tienden a reaccionar hacia los actos de violencia de forma violenta mientras que las mujeres normalmente aportan el diálogo que permite disminuir los niveles de violencia y pacificar algunas situaciones.

La sensación que tuve durante toda la charla de Slaughter y Deaver es que les gustaba más que a los otros escritores que habían participado hasta el momento lo de estar encima de un escenario. Creo que ellos son más conscientes de formar parte del show business más que los autores europeos. Ellos dos se sentían estrellas de algo, sea lo que sea ese algo.

1 comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Una respuesta a “Crónica BCNegra: Asesinos en serie. Matar sin móvil aparente

  1. Pingback: “El número de la traición” de Karin Slaughter | Maite Uró

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s