Crónica BCNegra: Personajes poco habituales

La primera sesión del BCNegra del miércoles estuvo dedicada a dos autores con personajes raros. Albert Villaró tiene a su detective Andreu Boix que es raro porque es de Andorra y Pau Vidal tiene a Miquel Camiller que es filólogo y se dedica a investigar. He leído a Villaró pero no a Vidal y la verdad es que después de oírle tengo muchas ganas de hacerlo.

Vidal dejó muy claro que él escribe para hablar de lengua y el hecho de que sea novela negra es circunstancial. Dijo que él es un filólogo recreativo lo cual, dentro de la profesión, está bastante mal visto, y que lo que de verdad le gustaría sería presentar el programa de TV3 “El gran dictat”, pero no cree que sea posible porque los responsables de los canales de televisión siempre eligen a hombres jóvenes, guapos y que, sobre todo, no sean filólogos para presentar los programas de televisión sobre lengua. Así que escribe novela negra como venganza y está meditando seriamente empezar a cargarse periodistas en su próxima novela.

Se habló de los personajes curiosos que habitan sus novelas. En el caso de Villaró trazó tres círculos para explicar cómo son sus personajes: el círculo profesional inmediato, el círculo familiar (incluído el cuñado de Boix que es un alto funcionario del gobierno) y el último compuesto por el país entero porque tampoco son tantos.

Vidal crea personajes secundarios que le permitan mostrar todas las variantes dialectales del catalán posibles. En la última novela el secundario es del norte del País Valencià. Cree que usar la forma de hablar para describir la personalidad y el entorno social de un personaje es mucho más útil que una descripción física, de las que huye siempre que puede.

Ambos utilizan la novela negra para hablar de una sociedad concreta. Villaró intenta entender el país en el que vive haciendo una abstracción que le permita recuperar arquetipos y escribir desde la distancia emocional. Andorra es una sociedad comprimida en la que hay pocos grados de separación entre el jefe de gobierno y un obrero cualquiera, que es fácil que se encuentren comprando en el Pyrénées. Vidal escribe sobre Gracia, donde vive su personaje y dijo que si algo caracteriza la novela negra en catalán es que parece que cada autor busca una zona concreta desde y sobre la que hablar.

Sebastià Bennassar, que presentaba la charla, comentó al respecto de esa sensación como de isla que se tiene al leer los libros de los dos autores que le recordaba mucho a Mallorca, de donde es, donde es normal tener 7 o 8 números de teléfono de directores generales en la agenda del móvil, y, como quien no quiere, soltó que en Mallorca se ha cambiado la sección de política de los medios por la de tribunales y que tienen el único presidente que ha hecho temblar a la monarquía. Ese fue uno de los momentos humorísticos de la charla, que tuvo muchos.

Para los dos autores el humor es imprescindible. Vidal lo reclama como lector y no lo puede evitar como escritor y Villaró cree que es imprescindible para la vida en general porque ahorra dinero en terapia.

La charla acabó hablando de a qué se dedican los dos autores,para sobrevivir, a parte de escribir novela negra. Villaró fue enigmático porque respondió que era “un home de fer feines” que trabaja para el Comú d’Andorra, sin más explicaciones. Vidal fue un poco más explícito. Es traductor, aunque solo a tiempo parcial, y también hace crucigramas para periódicos, que no en periódicos.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s