Crónica BCNegra: Desaparecida. La peor de las torturas

Esta charla entre Patrick Bard y Maite Carranza, moderada por Empar Fernández, fue intensa por el contenido. La idea de la desaparición de alguien querido es angustiante y pasar una hora escuchando historias terroríficas te deja con mal cuerpo. Ambos autores saben de lo que hablan. Maite Carranza acaba de ganar el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil del Ministerio de Cultura por su libro “Paraules emmetzinades” y Patrick Bard acaba de publicar en nuestro país “Huérfanos de sangre”, que también ha recibido algunos premios. En un caso se narra la desaparición de una adolescente, en el otro el robo de niños y niñas en Guatemala para darlos en adopción en otros países.

Maite Carranza se inspiró en los casos de Natascha Kampusch y Elisabeth Fritzl para escribir su novela. Buscaba encontrar qué se esconde tras el silencio de los abusos y la desaparición de un ser querido es el peor de los silencios. Bard añadió que, a diferencia de la muerte, una desaparición no permite hacer el duelo y que aún cuando la persona desaparecida regrese ya nada nunca va a poder ser como antes. Carranza comentó que para entender como se supera una situación así le fue muy útil leer relatos de prisioneros de la segunda guerra mundial. Carranza comentó que todos los expertos coinciden en que el nivel de sufrimiento que causa una desaparición es mucho peor que el de la muerte de un hijo. Se mantiene la esperanza de que siga vivo al mismo tiempo que se siente impotencia y frustración al pensar que puede estar sufriendo y no puedes hacer nada por aliviarle. De ahí se pasa a la desesperación de pensar que pueda estar muerto. Esa fluctuación de emociones es desquiciante.

Patrick Bard se inició como escritor con “La Frontera” un libro sobre los feminicidios de Ciudad Juárez en México.  Ciudad Juárez está en la frontera, con Texas al otro lado. Tiene unos índices de criminalidad que la han convertido en la segunda ciudad más peligrosa para los periodistas. Parte de la violencia contra las mujeres proviene del narcotráfico y durante un tiempo “cazar mujeres” fue un pasatiempo. Las mujeres “cazadas” eran maquiladoras, blancos fáciles. Estos crímenes han sido poco y mal investigados y hay diversas organizaciones que proporcionan ayuda a las víctimas y a sus familias. En Guatemala la situación es todavía peor. Durante el conflicto armado de los 70 y 80 miles de mujeres fueron violadas y asesinadas. Algunos de los violadores y asesinos acabaron en la cárcel pero empezaron a salir de ella en los 90. Otra consecuencia del largo conflicto fue la existencia de miles y miles de armas ilegales en el mercado. Así, en Guatemala hay violencia doméstica, hay bandas, y hay ex-militares reconvertidos en policías o narcos. El nivel de corrupción es altísimo y las trabas administrativas que en otros países dificultan las adopciones ilegales aquí son inútiles. Así que las parejas que quieren adoptar y disponen de dinero lo usan para agilizar y/o asegurar el proceso sin hacerse preguntas.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s