Crónica BCNegra: Islas negras. Islas Canarias

Las charlas de las 4 de la tarde han sido duras. Llegas con la comida a medio digerir y la modorrilla esa y como los charlantes no sean animaditos, corres el riesgo de que se te caiga la cabeza en el hombro del que tienes al lado. La charla de los canarios fue de las que te despierta, llena de cafeína. Alexis Ravelo y José Luís Correa hablando con José Luís Ibáñez nos despertaron a todos.

Con ellos me pasa como con muchos otros de los autores de esta semana, no les he leído. Pero eso no es malo, más bien al contrario, contribuye a hacer interminable la lista de lecturas pendientes y a mi me gusta que sea larga la lista, que se convierta en una tarea hercúlea. Así que dos más para mi lista.

Alexis Ravelo vive únicamente de lo que escribe y se define como un mileurista literario que se alimenta a base de bocatas de chopped. Correa es profesor de universidad y, además, escribe.

Geográficamente no estarían dentro de lo que se llama novela negra mediterránea sino de la novela negra atlántica. Cuando lo dijeron yo pensé que esa clasificación era demasiado grande pero ellos lo aceptan y luego van creando pequeñas subclasificaciones. Para ellos la novela negra atlántica es más heterogénea. El pedazo de agua que les da nombre es más grande y eso puede ser la mayor de las esclavitudes o la mayor de las libertades. También hablaron de la relación más cercana que tienen con África. Un compañero suyo dice que lo que hacen es literatura macaronesia y cuando les piden que se definan un pelín más dicen que están mas cerca de Padura que de los nórdicos.

Hablando de las ventajas y desventajas de trabajar con personajes seriales, Correa comentó que cuando escribió su primera novela negra solo quería hacer un homenaje al cine negro (Cayo Largo, Tener o no tener, etc.) pero a las editoriales les gustó mucho y dijeron que le podrían sacar partido. Tanto partido le han sacado que ya va por la sexta. Ha estado 15 años con el mismo personaje, Ricardo Blanco, pero Correa también escribe otras cosas e intenta intercalar un libro negro con otro que no lo sea, para descansar.

A Ravelo le da, a veces, por querer asesinar a su personaje Eladio Monroy. Empezó a escribir sobre Eladio para que su novia lo leyera por la mañana con el café. El resultado, según él, fue que acabó el libro en 5 meses y su novia le dejó. No se le veía nada traumatizado. Resulta que el libro llegó a manos de profesores de instituto que se lo hicieron leer a sus alumnos y se vendió muy bien.

Para los dos, cuando se habla de series, el lector es mucho más conservador que el autor. Los lectores quieren que el personaje se mantenga, que sea familiar, mientras que los autores necesitan que ese personaje evolucione lo suficiente para no aburrise de escribirlo. Este equilibrio entre no traicionar las expectativas del lector al mismo tiempo que les ofreces algo nuevo no siempre es fácil.

Ravelo venía a presentar “Los tipos duros no leen poesía”  y Correa “Nuestra Señora de la Luna”. El primero va de corrupción política y empresarial porque el autor está convencido de que es necesario hablar de lo que sucede en la realidad. Mencionó unas cuantas operaciones policiales reales, unas relacionadas con el narcotráfico, otras con el blanqueo de capital , otras con la corrupción política, como inspiración de su última novela. Correa quería hablar del tráfico de obras de arte y meterse un poco con la iglesia. Resultó que la obra que se había imaginado en su cabeza apareció en la realidad en una casa solariega de Canarias, casualidades de la vida.

Escribir en una isla donde casi todo el mundo se conoce tiene su aquel y el moderador les preguntó si se autocensuraban. Los dos dijeron que no. Ravelo no se autocensura porque “pone a parir a los poderosos” y los poderosos no leen sus libros. Algún “cabreíllo” han causado y algunos medios no les llaman para entrevistas.

Ambos autores sitúan sus historias en Las Palmas pero Correa lo hace en Las Palmas “turísticas” y Ravelo es más de bajos fondos. Se inspiran en personas reales pero mezclando características de distintas personas en un solo personaje, a lo Frankenstein. Correa para el muerto de su primer libro se inspiró en un “pijo” de familia bien que siempre hacia como que no le conocía de nada pero ahora que se ha enterado de que aparece en un  libro le persigue para invitarle a comer.

Los dos autores aprovecharon para hablar de compañeros escritores canarios pero lo hicieron tan rápido que no pude llegar a anotar los nombres. Ravelo en su blog, si lo hace.

2 comentarios

Archivado bajo Llibres / Libros

2 Respuestas a “Crónica BCNegra: Islas negras. Islas Canarias

  1. Pingback: Jose Luis Correa | KYSEVEN KUROI

  2. Pingback: “La estrategia del pequinés” de Alexis Ravelo | Maite Uró

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s