“La primavera del comisario Ricciardi” de Maurizio de Giovanni

Maurizio de Giovanni estuvo este año en la BCNegra. Fue una de las charlas más divertidas y entretenidas de la semana y tenía ganas de leerle. Él parecía un tipo alegre y divertido, su libro no es alegre y tampoco es divertido. Él es un tipo lúdico festivo y su libro es poético transcendental. Supongo que eso, en  un escritor, es bueno. Escribir distinto de lo que eres.

El comisario Ricciardi es un hombre que no es que en ocasiones vea muertos, es que los ve siempre, a todos, y además oye sus últimos pensamientos. El pobre vive en un sinvivir y se siente responsable de ellos y lo pasa fatal. Vive ese “don” con tristeza y resignación y también con secretismo. Nadie sabe que ve lo que ve y oye lo que oye, solo Maione, su ayudante, que lo sabe porque Ricciardi trabajó en la investigación de la muerte de su hijo.

Las novelas de De Giovanni transcurren en los años treinta, con el fascismo de Mussolini de fondo, pero muy de fondo. El libro no intenta contarte cosas sobre la época sino sobre la naturaleza humana, sobre el amor y la codicia, y la tristeza. En el libro hay mucha tristeza. Y también la primavera en el aire, que es la única que es feliz. Porque el resto están tristes y desesperados. Unos por dinero, los otros por amor y los otros por la belleza. Sí, hay una desesperada por culpa de la belleza.

Hay dos tramas criminales en este libro. En una, una viejita que tira las cartas y es usurera al mismo tiempo es asesinada brutalmente en su casa. En la otra, a una mujer, la más bella de la ciudad, viuda y acosada por unos cuantos hombres, le desfiguran la cara. Ricciardi y Maione trabajan en el primer caso, Maione solo en el segundo.

Y me pondría a hablar de las tramas y la investigación y todo eso pero yo tengo la sensación que eso es lo de menos en el libro. La cosa es que si la novela negra es novela costumbrista pero con mala leche, en este caso estamos ante una novela costumbrista pero sin mala leche. No es que no la tenga, es que está debajo de una capa muy gruesa de mucho azúcar. A mi, esta novela me ha parecido empalagosa.  Todo el mundo está enamorado de alguien pero en plan adolescente, así con mucho desespero, como si fuera lo más intenso y lo más grande del mundo. No sé si lo ha hecho en plan la primavera la sangre altera y eso, pero a mí tanto amorcito desbocado junto no me ha sentado bien.

Quizás Maione es el único personaje que toca un poco de pies en el suelo. Y la que me encanta es su mujer. Que un dia se cansa de estar triste y hace cosas. Resuelve cosas. Solo una, vale, pero algo hace.

De Giovanni ha sabido recrear unos cuantos personajes arquetípicos interesantes para intentar dibujar el momento y el lugar pero el narrador es tan primaveral, tan romántico, que te pierdes y desorientas. Se me ha hecho largo el libro, com un tercio de páginas menos (quitando todas las primaveradas del narrador, por ejemplo) hubiera ganado en intensidad.

Además tengo un problema con el final. Durante toda la novela hay dos personajes que parecen culpables pero ninguno de los dos lo es. El culpable nos sorprende. Y no me ha quedado claro si nos sorprende porque el autor ha estado jugando con nosotros o si porque el autor es muy listo.

No lo leáis en el metro porque con tanto lirismo primaveral no vais a entender nada. Leedlo en un viaje en tren de esos largos, creo que lo de ir viendo paisajes por la ventana le va a sentar bien al libro. Absteneros si sois unos cínicos, se necesita ser un poco pastel para procesar esta Primavera del comisario Ricciardi.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s