La ciencia

Siempre fui de letras, siempre. Durante un tiempo pareció que no porque cuando era pequeña lo aprobaba todo sin problemas y no había diferencia entre lo uno y lo otro, pero en BUP (sí, soy así de mayor, yo hice BUP), las notas de Química, Física y Matemáticas empezaron a mostrar que mi cerebro no estaba preparado para según qué conceptos. Durante un tiempo pude obviar la existencia de esos conceptos y vivir feliz pensando que mi cabeza todo lo podía hasta que me matriculé en Periodismo científico en la universidad y me hicieron leer dos libros de divulgación científica. Uno era “Una breve historia de casi todo” de Bill Bryson y el otro “Historia intelectual del siglo XX” de Peter Watson. Ahí me di cuenta de que mi cabeza no todo lo podía y mi ego sufrió, mucho.

Cuando era pequeña intentaron que creyera en Dios. Al principio pareció que funcionaba pero con la edad se me pasó. Así que llegué a los 20 agnóstica y convencida que tanto si Dios existía como si no no servia para comprender de donde venimos, porque somos así, porque el mundo funciona como funciona y como vamos a acabar. La cosa es que yo necesitaba una explicación del mundo y ninguna de las explicaciones religiosas (y sí, me he leído la Biblia, el Corán, el Ramayana, y otros más) servían para explicar de donde venimos y hacia donde vamos.

Y entonces llegaron los dos libros de arriba. Con el primero, el de Bill Bryson, fue más o menos bien hasta que llegó la parte de la teoría de la relatividad. Ya he hablado de eso y de como conseguí comprenderla, pero cuando leí el libro y llegamos a esa parte me sentí muy estúpida. Pensé que igual leyendo el segundo, el de Watson, lo resolvería, pero fue peor. Porque el libro de Watson es más sesudo y supone que sus lectores tienen más conocimientos de los que yo tenía en realidad.

Otra de las cosas que no entendía y que no podía entender por mucho que lo intentara era el Big Bang, el principio de todo. Y preguntaba y preguntaba hasta que le pregunté a un amigo, que dice que es científico pero no lo es, ya bastante enfadada (porque a mi lo de no comprender me pone de mala leche) “¿Pero se puede saber que había ANTES del Big Bang?” y entonces él con toda la calma del mundo me dijo “Antes del Big Bang no había antes” y silencio. Y seguí sin comprender el Big Bang pero comprendí que nunca lo comprendería y lo dejé.

Lo que sí pasó por culpa de los dos libros de marras es que me di cuenta de que yo necesitaba comprender cómo y porqué funcionan las cosas, me di cuenta de que ninguna religión servía para eso, y que en cambio la ciencia sí. Así que aún siendo de letras, empecé a leer la sección de divulgación científica de los periódicos. Craso error. Los periodistas son todos de letras y algunos andan más perdidos que yo. Si realmente estáis interesados en comprender el mundo dejad de leer periódicos, la sección de divulgación y todas las demás. Leed libros.

Mi relación con el bosón de Higgs empezó hace unos años cuando se puso en marcha el colisionador de partículas del CERN. Tengo un problema con la física de particulas y eso, pero aún así conseguí comprender que en el colisionador querían encontrar el bosón ese para saber como se generaba la masa. Y a mi me pareció que eso de generar masa se parecía mucho a lo que pasó en el Big Bang (recordad, soy de letras, muy de letras) y me emocioné porque pensé que igual si lo encontraban podría entender por fin el principio de todo.

Bueno, parece que lo han encontrado. Los científicos no van a decir que lo han hecho porque dudan siempre de todo, ese es su trabajo, pero todo apunta a que han encontrado una cosa que se parece mucho a como se cree que es un bosón de Higgs. Yo sigo sin entender el Big Bang, igual dejo de intentarlo y hago un acto de fe y ya está, pero estoy contenta y feliz.

Y estoy contenta y feliz porque en este momento y lugar nuestro en que se recorta todo, incluida la ciencia y la investigación, que eso se convierta en la noticia del día es un ¡ZAS! en toda la boca de los políticos mequetrefes esos que hacen que gobiernan pero no. Que, en este mundo de fundamentalismos y de falta de raciocinio, lo que unos descreídos, que dudan permanentemente hasta de su sombra, han encontrado sea noticia me parece extraordinario. Que haya gente que en este mar de mierda en el que los humanos nos movemos vean que es importante seguir trabajando con las esencias, con lo inmutable, me reconcilia con la condición humana. Cuando hayan pasado las Merkeles, los Rajoys, las Bankias, y todo eso, nos seguirá quedando la ciencia, el conocimiento, lo importante, lo que nos hace ser quienes somos y como somos.

En el orden del universo, las Merkeles y los Rajoys son más diminutos que el bosón de Higgs, y mucho, pero mucho menos, importantes. Ser consciente de eso, tranquiliza.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s