“La maldición de los Dain” de Dashiell Hammett

Uno de mis cuñados (tengo unos cuantos) trabaja haciendo reformas y a menudo tiene que vaciar casas antes de ponerse a reformar. Una vez tuvo que bajar un pino de una terraza. No me acuerdo como lo hizo, pero “bajar un pino de una terraza” parece una frase hecha y por eso me acuerdo. Otro día le dijeron que tenía que tirar una biblioteca entera de libros. Y bajar un pino de una terraza vale, pero tirar libros no. Lo que él hizo fue coger algunos de los libros para rescatarlos del olvido. Y eso que él no lee. Así que la última vez que fui a cenar a casa de mi hermana encontré un montón de libros viejos, todavía no son antiguos, ahí en una mesita y los ojos me hicieron chiribitas. Estaban todavía llenos de polvo pero eso no impidió que saqueara el montoncito y me los llevara a casa.

Los libros eran de la Biblioteca Básica Salvat, de principios de los 70, esos que eran blancos con una franja marrón y las tapas naranjas. Los he visto en casi todas las casas. En algunas muchos, en otras solo uno. Me llevé todos los que tenían. Algunos no los leeré nunca pero otros no llegaron sin abrir a casa.

Empecé con Dashiell Hammet y esta maldición. No sale Sam Spade. De hecho, todavía no sé como se llama el detective protagonista, que trabaja para la Agencia Pinkerton haciendo de todo. En este caso todo empieza porque tiene que investigar el robo de unos diamantes a cuenta de una aseguradora. Y ahí es donde conoce a los Leggett que luego seran los Dain.

Es una historia sobre la clase pudiente californiana. Sobre en qué se entretienen los ricos. También es una novela sobre charlatanes y supersticiones. Es una novela sobre familias desestructuradas. Es una novela sobre amores locos. Por un momento creí que me iba a salir con una historia de esas esotéricas pero confié en Hammett y su cinismo y esperé hasta el final, porque no podía ser que Hammett me vendiera humo. Otros sí, pero él no.

En La maldición de los Dain la crítica social no es tan evidente como en otros libros. Aquí la negritud de la novela es más sutil. Más como una novela costumbrista con muerto, en este caso, muertos. Tiene el aire ese canalla de la época, mujeres fatales, whisky de contrabando y mucho humo de tabaco. Tiene el aire decadente de los ricos aburridos y de los no ricos que ven ese aburrimiento como lo que es, una “cullonada”.

Hay una pobre chica rica morfinómana que sufre lo indecible. Hombres que la aman así porqué sí. Madres torturadas y hombres de mala vida. Hay un escritor medio fracasado que hace de bufón de los ricos. Hay negros y mexicanos trabajando de sirvientes. Policías tontos y policías corruptos y policías tontos corruptos. Hay el fiscal estrella. Hay magia y teatro.

Y luego está el hecho de que el libro sea de cuando es y la traducción también. Me gusta leer libros que hablan viejo. Aparecen palabras que ya no usamos y giros que no lo son. La traducción parece hecha a salto de mata, pero tiene el encanto de hacerte saber que lo que está escrito no fue escrito para ti. Fue escrito para alguien que hablaba inglés hace muchos años. El texto te saca del libro, a veces, pero es un sacarte útil porque si no las cosas que pasan en el libro no te parecerían verdad. Sacándote de él y trasladándote a la época en cuestión, te permiten poder decir un “vete tú a saber qué pasaba de verdad entonces” y seguir leyendo como si nada.

Me gustó leer un Dashiell Hammett que no es Cosecha Roja, me gustó leer un libro que se cae a pedazos con muna mala traducción, me gustó el olor a polvo cada vez que pasaba página. Me gustó leerlo en un autobús de larga distancia mientras oía conversaciones en chino, hurdu, wolof y árabe. Me gustó ver casas y árboles pasar.

Un libro que no se lee no es un libro. Así que devolverle el sentido de la existencia a uno me ha hecho sentir bien.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s