“Lennox” de Craig Russell

Lennox de Craig RussellEstoy releyendo libros. Me da pereza salir a la calle si no es totalmente imprescindible porque hace frío. Así que ni voy a las librerías ni voy a la biblioteca. No pasa nada, será por libros en casa… Leí Muerte en Hamburgo de Craig Russell hace poco y pensé que estaría bien releer Lennox, del mismo autor pero ambientado en Glasgow hace 60 años por lo de tener una cierta coherencia lectora. No sirve para nada, lo de la coherencia lectora, pero da como un poco de sosiego, de orden.

Lennox no se parece a Fabel. Fabel era limpio y correcto, Lennox es sucio y constantemente incorrecto, rallando la torpeza, a veces. Lennox vive en el Glasgow de los años 50, lleno de humo o de niebla, o de las dos cosas a la vez, que a veces no se distingue. Un Glasgow triste y gris que va recuperándose de la guerra, donde cohabitan los gansteres de toda la vida, con el Mossad, con prostitutas que hacen o hacían pelis porno, y alguna que otra viuda de guerra. En ésta los policías no son de fiar. Alguno hay que sí pero por si acaso mejor no dejarse llevar.

Russell intenta recrear una época y una manera de hacer las cosas pero la verdad es que la trama de Lennox es facilmente exportable a la época actual: trata de blancas, tráfico de armas, burdeles, corrupción policial… Se esfuerza por situarnos en el tiempo haciendo leer el periódico al protagonista y haciendole comentar las noticias. Habla de coches y de ropa y de todas esas cosas que deberían ayudar al lector a sentir que está en el lugar y en el tiempo de la historia, pero no siempre lo consigue. Técnicamente es correctísimo, hace todo lo que se supone que se tiene que hacer para que eso suceda pero yo creo que le faltó un poco de alma, de eso que no tiene nada que ver con la técnica y sí algo que ver con las tripas, con el espíritu. Así como cuando leo a Kerr lo veo todo en blanco y negro, cuando leo a Russell lo veo todo en HD.

Aún así, Lennox es bastante mas entretenido que Fabel. Es más desastre y recibe más golpes así que también parece mas normal. Hay unas cuantas mujeres importantes en la novela: su casera, la viuda de guerra; Lillian Andrews, la guapa prostituta caza maridos que acaba siendo algo mucho más interesante; el amor de juventud convertida en madame de burdel; y unas cuantas chicas con las que resolver ansias físicas sin complicaciones. Todas ellas ayudan a explicarnos qué clase de tipo es Lennox.

Los Tres Reyes, los jefes del crimen organizado de la ciudad son también de lo más interesante: un judío, un católico y un protestante. Todos ellos criminales, algunos con más clase que otros. El judío es el elegante, el honesto, en el que se puede confiar. El protestante es un poquito menos de fiar. El católico es el menos fiable, el más loco, el más violento. No sé si extraer alguna conclusión de esto o dejarlo así y ya que cada cual decida si es casualidad o no.

Sale el Mosad israelí (puede que decirlo roce el spoiler pero igual necesito hablar de ello). Aparecen como lo más de lo más. Los más profesionales, los más duros, los más vengativos, los más todo, vaya. La cosa es que estamos en 1950, justo después del Holocausto, justo después de la creación del Estado de Israel en 1948. La teoría del autor es que los supervivientes del Holocausto no iban a dejar que nadie les jodiera nunca más, y por eso los israelís son lo más de lo más.  Esa manera de justificar todo lo que el novísimo Estado Israelí estaba haciendo en los 50 sigue vigente en la actualidad para muchos y a mi el argumento me chirría mucho, también en la ficción. Pero eso es harina de otro costal.

A Lennox, Frankie McGahern le encarga que descubra quién mató a su hermano Tam. Lennox dice que no pero cuando Frankie también aparece muerto, uno de los tres reyes le encarga que descubra quien los mató y Lennox no se puede negar. Por otro lado, el señor Andrews le había encargado que buscara a su mujer Lillian, pero luego le dice que no hace falta que ya ha aparecido y que lo deje, pero como le da mucho más dinero por las molestias de lo que sería normal, Lennox, que es así él, decide investigar para saber de qué va el lío. Las dos investigaciones se cruzan y se descruzan y se complican con otros muchos elementos, con lo que el libro es bastante entretenido.

Lennox es para el transporte público o para unas vacaciones. Hay golpes, disparos, muertes y sangre pero nada que quite el sueño. Es apto para todos los públicos y no requiere de mucha concentración. Éste es para acompañar con cerveza si se quiere.

 

2 comentarios

Archivado bajo Llibres / Libros

2 Respuestas a ““Lennox” de Craig Russell

  1. fer

    Casualmente yo lo estoy leyendo ahora mismo y al menos parece divertido y desenfadado, un trago ligero, entre libro y libro de Memorias de Ultratumba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s