“El hombre del balcón” de Maj Sjöwall y Per Wahlöö

El hombre del balcón de Maj Sjowall y Per WahlooEn la cosa criminal también hay grados. Los crímenes se pueden categorizar por el nivel de horror que causan y por la unanimidad en el grado de horror. Los crímenes cometidos contra niños estarían en lo alto de la clasificación criminal por que causan horror unánime. No siempre fue así, no hace tanto que es así. En la Suecia de 1967, que se encontraran cadáveres de niñas en los parques generaba pánico y rabia. Este libro, de Maj Sjöwall y Per Wahlöö, va de eso, de como hay crímenes que revuelven más las entrañas que otros y de como, a veces, la suerte y la casualidad resuelven un caso.

La edición de “El hombre del balcón” (RBA, 2008) que yo he leído tiene un prólogo de Jo Nesbo . El anterior lo tenía de Mankell. En ambos casos hay que leer el prólogo porque explica el libro sin explicarlo, te preparan, y porque hay mucho amor y mucha admiración por esta pareja de escritores.

Todo empieza con una descripción más bien anodina del despertar de la ciudad vista desde los ojos de un tipo que está en un balcón. Como dice Nesbo en el prólogo, el titulo nos ayuda a saber que el tipo ese es el malo y por eso esa descripción del despertar inocente de Estocolmo nos intriga, nos angustia. De ahí pasamos a la conversación que tiene el agente Gunvald Larsson con una señora que llama para denunciar que hay un tipo en un balcón mirando a la calle noche y día y nos damos cuenta de que eso, que un tipo esté en un balcón mirando, no debería habernos causado ni angustia ni nada porque cuando otra persona lo cuenta parece una tonteria.

Y luego encuentran el primer cadáver y no hay pruebas pero sí puede que haya testigos, un ladrón. Hay un tipo que lleva ya ocho robos en los parques y resulta que el último coincide más o menos con la hora en la que asesinaron a la niña y el lugar en el que lo hicieron. Pero ¿a ver como encuentras un ladrón que ya ha cometido ocho robos?

Encuentran otro cadáver y puede que también haya un testigo, un niño de 3 años que no habla muy bien que digamos.

Y ya está, no hay más pistas. Así que tampoco es que se pueda investigar mucho. Pero los personajes, Beck, Kollberg, Mallander y Larsson se pasaran unos cuantos días trabajando sin parar porque la ciudad está histérica y porque no hay nada peor que hacerle daño a un niño. Y leeremos la impotencia y la frustración.

No paran de buscar al tipo por todas partes a todas horas, así que vemos, porque nos los muestran, a los excluidos de la sociedad, los borrachos, los drogadictos, los viejos solos, los sin techo… Y nos cuentan porque mucha gente de Estocolmo, aún trabajando, duerme en la calle, en los parques, en edificios abandonados… duermen ahí porque la política de vivienda es nefasta… Y de repente nuestra cabeza viaja al presente y al aquí y piensa que pronto vamos a estar igual aquí, durmiendo en la calle por no tener trabajo o por tener una mierda de sueldo…

Gracias a una casualidad, a un recuerdo y a estar donde se tiene que estar, se resuelve el caso. Y lo bueno, como dice también Nesbo en el prólogo, es que estas casualidades en otra novela nos parecerían trucos y en cambio aquí nos muestran algo importante del trabajo policial y de la sensación que a veces se tiene de ir a remolque de las cosas, de dejarte llevar, de no tener control sobre la realidad, sobre la vida.

Esta novela, como la otra, tiene una estructura lineal, no hace florituras estructurales ni nada. Está escrita casi a lo periódistico. Y aún así, mientras leemos, sabemos que leemos algo bueno, algo importante. Crean personajes redondos en una escena breve, de dos páginas. Tienen diálogos brillantes, que tienen que serlo mucho para no perder absolutamente ni un ápice de gracia con la traducción (la mía es de Martin Lexell y Manuel Abella).

Leer a los clásicos de cualquier género te hace más sabio. Esto es novela negra sí, pero también es algo más. Después de 40 años lo que lees sigue siendo verdad.

Como es una gran novela se lee bien en cualquier parte, pero yo, por respeto, la leería en un lugar tranquilo y en paz para no perderme ni un detalle. Con la calma.

3 comentarios

Archivado bajo Llibres / Libros

3 Respuestas a ““El hombre del balcón” de Maj Sjöwall y Per Wahlöö

  1. Gracias por tu post, es difícil de hablar de una novela negra y de su estructura sin destriparla. ¡¡Ganas de leerla!!

  2. Pingback: “El policía que ríe” de Maj Sjöwall y Per Wahlöö | Maite Uró

  3. Pingback: “El hombre que se esfumó” de Maj Sjöwall y Per Wahlöö | Maite Uró

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s