Bloqueos

pagina en blancoHay una cosa que se llama “bloqueo del escritor”. Resulta que es ese momento, esa fase en el proceso de escritura de lo que sea, en el que quien se cree escritor deja de escribir porque no sabe qué escribir exactamente. Está en medio de una historia y no sabe hacia donde tiene que ir la historia.

Está el “síndrome de la página en blanco”, también. Éste se distingue del anterior porque sucede en el momento inicial. Tienes una página en blanco en el procesador de texto y tienes que empezar a llenarla. Y te falla el instinto, la creatividad o las musas y no te sale la primera palabra. Te quedas ahí mirando la blancura como si tuviera que suceder algo.

Hay millones de páginas en libros y en la red llenas de consejos sobre como solucionar ambas dos circunstancias. Venga a llenar páginas y páginas para decir, resumido, que la única forma de superar el síndrome de la página en blanco o el bloqueo del escritor es escribir. Escribir. Sin más y porque sí. No te va a gustar lo que vas a escribir. Lo vas a leer y te va a doler el alma de lo malo que es. Estarás horas dándole a las teclas al tuntún, sin saber a donde vas ni por qué lo haces. Escribirás y ya está. Hasta que un dia, después de muchas horas de escribir paparruchadas, vas a escribir una frase perfecta, va a aparecer un personaje increíble o vete tú a saber qué, que hará que entres en una especie de flujo escribidor, como un subidón creativo. Escribes y escribes y sientes que lo que estás haciendo, de repente, tiene sentido, dirección, objetivo. Los que escribimos, escribimos para llegar ahí, a esa especie de subidón en el que todo, todo, se siente perfecto.

Para llegar ahí hacen falta muchas horas en las que te sientes mala, mala de cojones. Hay muchas horas en las que te sientes ridícula por querer escribir porque lo que tu escribes no le interesa a nadie, no te interesa ni a ti, que lo escribes. Hay muchas horas de frustración porque no sabes como hacer que esa historia maravillosa que tienes en la cabeza aparezca en el papel tal y como la piensas en tu cabeza.

Escribir es una mierda la mayor parte del tiempo, porque la gente que escribe ha leído mucho y eso, haber leído mucho y de todo, hace que una sepa distinguir bastante fácilmente lo bueno de lo malo, lo interesante de lo aburrido. Una se lee a sí misma y sabe que eso que ha escrito es malo. Y es difícil seguir escribiendo cuando comprendes que lo tuyo no llega al mínimo indispensable para ser leído por otro que no seas tú. La única manera de seguir escribiendo a pesar de lo malo que pueda ser lo que acabas de escribir es recordar esa frase perfecta, ese personaje extraordinario que un dia creaste. La única manera de escribir es seguir buscando, a pesar de su escasez, esos momentos de subidón, ese flujo escribidor, en el que, por un momento, todo se siente perfecto.

Ahí radica el secreto: en seguir a pesar de todo y de todos, incluida tú misma. En seguir esperando que suceda un milagro que te pille justo donde tienes que estar: sentada delante de una página, en blanco o no.

Para los que no escribís, todo esto también sirve para la vida. Hay momentos en la vida en que una no sabe ni qué hacer ni a dónde ir para salir de las circunstancias en las que está. Hay momentos en los que el futuro parece una página en blanco en la que todo cabe pero no sabes como empezar a vivirlo, a llenarlo. Hay momentos en los que una no sabe como vivir. En esos momentos, la única solución posible es seguir viviendo, cagándola a cada momento, para que cuando suceda el milagro te pille donde tienes que estar: viviendo.

6 comentarios

Archivado bajo General

6 Respuestas a “Bloqueos

  1. Una prueba del algodón es cuando escribes algo, lo guardas y, al cabo del tiempo, vuelves a leerlo y dudas haberlo escrito tú.

  2. Leticia Sánchez Ruiz (‘Los libros luciérnaga, ‘El gran juego’) nos contó que cuando se bloquea se va a la cocina y mientras fuma un cigarro mira a la lavadora.. Aquí os enlazo la entrevista por si os interesa. Muchas gracias
    http://www.creatividadliteraria.es/entrevista-a-leticia-sanchez-ruiz-dejarse-llevar/

  3. Ah! y también es buena la técnica de David López, recitar los diálogos de ‘Los Cazafantasmas’ para recuperar la concentración!
    http://www.creatividadliteraria.es/david-lopez-cuando-escribo-me-tengo-que-olvidar-de-lo-que-soy/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s