“1280 almas” de Jim Thompson

1280 almas de Jim ThompsonTodavía no sé si Thompson me gusta. Soy de dar vueltas a las cosas pero nunca jamás me había pasado estar tres días dándo vueltas a si un libro me gusta o no. Estoy escribiendo y sigo sin saber si voy a decir que me ha gustado o que no. En fin, voy a seguir escribiendo y a ver qué sale al final.

Si te gusta lo negro criminal tienes que leer a Thompson. Yo lo he hecho a pelo. Conocía su nombre, sabía que sus obras eran “sucias” (por resumir mucho) y poco más. Y me puse a leer “1280 almas”. Y pensé este tio está chalado. Porque empiezas y no sabes qué está pasando. Nick Corey, el protagonista y narrador, se presenta. Es el comisaría de Potts County y está preocupado por mantener el cargo. O eso dice. Muestra lo muy preocupado que está diciendo:

Me sentaba a la mesa para comer quizá media docena de chuletas de cerdo, unos cuantos huevos fritos y un plato de bollos calientes con menudillos y salsa, y el caso era que no podia comérmelo todo.

Leí el párrafo dos veces. Y luego me reí. Y así todo el libro.

Jim Thompson no se parece a nada que haya leído antes. “1280 almas” es surrealista, y sucia, y canalla, y como de serie B. Pero es que él fue surrealista y sucio y canalla y como de serie B.

Nick Corey quiere mantener su puesto porque le permite vivir bien sin hacer nada. Es un gandul y un farsante y mantener la mentira que es su vida es muy costoso. Por eso, porque mantener esa mentira es muy costoso, empieza a actuar por fin pero en lugar de hacer lo que debería hacer hace todo lo contrario. Pero tu no sabes que va a hacer todo lo contrario hasta que lo hace. Y cada vez que lo hace se te queda cara de este tío es tonto. Cada vez que hace algo se le complica la existencia y resuelve el marrón complicándose la vida todavía más.

Nick Corey es un sociópata. Y si el único sociópata del libro fuera él, todavía, pero es que no hay ningún personaje que no lo sea. Nick está casado con Myra. Myra consiguió que se casara con él acusándolo de intento de violación. Myra tiene un hermano tonto con el que viven. La relación de Myra con su hermano Lennie es confusa, cuanto menos. Nick tiene una amante, Rose Hauck, que se hace pasar por la mejor amiga de su mujer. Además está enamorado de otra mujer, Amy Mason, con la que por fin consigue acostarse.

Esas son las mujeres de la novela, a cual más retorcida. Los hombres tampoco quedan muy bien parados. Está Ken Lacey que es el comisario de otro condado. Lacey es casi peor que Corey y da consejos de pena. Robert Lee Jefferson es el fiscal del distrito y dueño de la tienda del pueblo. Intenta convencer a Nick para que se ponga las pilas si no quiere perder las elecciones contra Sam Gaddis pero acaba cayendo en las trampas de Nick por marujo. Está Tom Hauck, que es el marido de Rose, la amante de Nick, que es un borracho violento. Esta el Tío Tom, que es un negro que acaba mal por tonto… Y así con el resto.

En toda la novela no hay ni un solo personaje que no revuelva las tripas.

Hay algunas escenas en el libro que te hacen dudar seriamente de la salud mental de Thompson. Una pasa en un tren. Nick tiene que usar el retrete. Va hacia la puerta y hay un hombre ahí puesto así que deduce que está también esperando porque hay alguien dentro. Este es un pedazo de diálogo:

– ¿Verdad, señor? No me había dado cuenta de que no había nadie dentro.

No me imaginaba que me respondería en el curso de un minuto Pero lo hizo pasado este tiempo.

– Sí – dijo-, el retrete estaba ocupado. Por una mujer desnuda en un potro moteado.

– Oh – exclamé -. ¿Y cómo se ha atrevido una mujer a utilizar el lavabo de caballeros?

– Por el potro – dijo-. También tenía que mear el animal.

Y luego casi llegan a las manos. Para escribir un diálogo como este se tiene que ir puesto de algo alucinógeno. Todo el libro es más o menos así y lo mejor es el final que te deja con ganas de matar a alguien.

Esta reseña hasta aquí la escribí hace un mes más o menos. Me quedé encallada entonces porque después de escribir todo esto todavía no sabía si me gustaba o no el libro. Así que la dejé aquí a medio hacer y hoy he visto la luz.

Y la luz es que “1280 almas” te revuelve las tripas pero no sabes por qué. Muertos sangrientos ya me he encontrado en otras novelas y no pasa nada. Me dejan con el estómago bien. Escrituras poco corrientes también me he encontrado antes. Personajes que dan ganas de matarles también he conocido unos cuantos. Tu vas analizando punto por punto la novela y sigues sin reconocer eso que te ha dejado con las tripas revueltas.

Cuando cierras el libro te quedas con un cierto aire de decepción porque te parece que el personaje de Corey es demasiado retorcido, demasiado peculiar. Y como no encuentras otra cosa crees que es eso lo que te ha dejado con mal cuerpo.

Justo hoy me he dado cuenta de que no. Así, de repente, me he dado cuenta de que lo que te revuelve el estómago es saber que, por increíble que parezca, el mundo está lleno de personas como Nick Corey, de sociópatas. En las noticias salen un montón: Rajoy (que escurre el bulto siempre que puede), Cospedal (que miente con un convencimiento que da miedo), el Floriano ese (del que te ries por no llorar), Bárcenas (el puto amo, como dice Wyoming), Urdangarín (que se creyó invencible y más allá del bien y del mal y de tan listo que es parece tonto)… La lista es infinita. Pero ¡si solo fuera la gente que sale en la tele y los periódicos! Así, a botepronto, puedo nombrar 5 sociópatas que conozco personalmente. No los voy a nombrar porque a diferencia de los otros no son personas públicas, pero yo sé quienes son y ellos también.

Y es por eso que he tardado más de un mes en poder decidir si “1280 almas” me ha gustado o no. Y he decidido que hay libros que ni te gustan ni te dejan de gustar, hay libros que hay que leer y ya.

Leed “1280 almas” pero con tranquilidad, ni metros, ni transportes de ningún tipo, ni la playa ni el parque ni nada. Sentaditos en casa, solos y en silencio. Sin bebidas alcohólicas de ningún tipo. Agua. Y no penséis mucho sobre el libro hasta un par de meses más tarde, solo entonces entenderéis algo.

1 comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Una respuesta a ““1280 almas” de Jim Thompson

  1. Hay película de esta novela, muy buena, con Philippe Noiret y de director Bertrand Tavernier. Está trasladada con muy buen tino a las colonias francesas en África. La ví hace muchísimos años pero creo que es muy recomendable. ¡Ojo! El título es otro, quizás “Coup de torchon”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s