La perspectiva

Ayer aprendí de donde sale el equilibrio ese emocional que la gente va buscando por todas partes. No me había dado cuenta pero tengo un amigo equilibrado emocionalmente. Yo no lo soy. Yo soy más de subidón y de bajón. Ayer él decía que a veces le gustaría poder sentir eso que sentimos los de subidón y bajón, porque, a veces, tiene la sensación que no disfruta tanto como debería de las cosas.

Lo primero que le solté es que entiendo perfectamente que piense que los subidones son algo bueno pero que también debería tener en cuenta que los bajones son algo malo. Si tienes subidones, vas a tener bajones. Y los bajones son chungos. Nadie los quiere. De hecho, yo llevo media vida intentando quitármelos de encima. Y cuanto más me acerco a quitarme los bajones, a controlarlos, a hacerlos menos bajones, menos subidones tengo, menos intensos son los que tengo. Y sí, los extraño un poco, pero me consuelo con la menor intensidad de los bajones.

Intentando explicarle que está muy bien ser como es él y que ya me gustaría a mí sentir como siente él, así en plan pausado, le dije que lo de mis subidones y bajones tenía que ver con mi ego. Tenía que ver con que, sea lo que sea lo que pasa fuera, mi ego cree que lo he hecho yo, que tiene que ver conmigo. Si me tocara la lotería la parte importante no sería la lotería, sería que a MÍ me ha tocado la lotería (el ego habla en mayúsculas). Si no tengo un duro la parte importante no es que no tenga un duro, la parte importante es que YO no lo tengo. Le expliqué que los de los subidones y bajones lo vemos todo como por un agujerito que solo nos deja ver una parte concreta de la cosa, puede ser la parte más buena o la parte más mala, pero es una parte pequeñita. Y entonces lo dije: “Tú, en cambio, tienes perspectiva, no ves solo esa parte pequeñita que veo yo, tu ves más partes. Y lo que tu ves se parece mucho más a la verdad que lo que veo yo. En lo que tu ves hay matices, hay circunstancias, hay partes buenas de lo malo y partes malas de lo bueno.”

Y fue acabar de decirlo y darme cuenta de que era la primera vez que lo pensaba. Creo que puse cara de haber descubierto la luna porque hasta él se dio cuenta de que había pasado algo. Claro que se habría dado cuenta igual porque, como todavía soy de subidones, tuve uno por haberme dado cuenta de algo tan evidente como eso.

PS: Joder con mi ego, está por todas partes, hasta cuando intento explicar que es malo. Si fui capaz de darme cuenta de lo de la perspectiva es porque la tenía delante. No fui yo, fue mi amigo el equilibrado el que hizo evidente la perspectiva.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Relatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s