“Los corruptores” de Jorge Zepeda Patterson

Los corruptores de Jorge Zepeda PattersonTengo tan poca información directa sobre México que estoy prejuiciada. Leyendo “Los corruptores” de Jorge Zepeda Patterson me he dado cuenta. La imagen que yo tengo de México no se corresponde con la realidad. Bueno, con una parte de la realidad sí, pero con la otra no, para nada. Me he pasado todo el libro pensando que esos personajes no me encajaban para nada en el México que yo tengo en la cabeza. Estoy muy contenta de estar tan equivocada. El México que sale en el libro es mucho, pero que mucho más interesante que el que hay en mi cabeza. En mi cabeza México sólo sonaba a ranchera y a canción pastelosa. En el libro suena a jazz y a rock y a canción protesta y hasta tiene momentos de house y tecno del bueno. No es que se hable de música en el libro, es que es la banda sonora que mi cabeza reproducía para acompañar la lectura. Algún momento bolero hay, pero eran boleros de los buenos.

Había una vez cuatro amiguitos, tres chicos y una chica, todos muy listos y de clase media, que se convirtieron en pandilla. Crecieron juntos y eran casi como familia. Hasta que las cosas de mayores hicieron que cada cual fuera por su lado en mayor o menor medida. Eso, hasta que encuentran a una actriz descuartizada y a uno de ellos, que ahora es periodista, se le ocurre escribir un artículo donde aparece la dirección donde la econtraron. El pobre, que está desencantado de la vida y ya no hace su trabajo como debería, no sabe que ese dato relaciona a un alto cargo del Gobierno, Salazar, con el asesinato. Primero porque es el propietario del lugar y después porque además era amante de la actriz, Pamela Dosantos. Así que cuando su amigo de la adolescencia lo despierta todo angustiado, él, Tomás, no entiende nada.

A partir de ahí se juntan otra vez los cuatro amigos: Tomás, el periodista; Mario, el profesor universitario; Amelia, activista y jefa de un partido de izquierdas en la oposición; y Jaime, un experto en seguridad (dicho así parece como si nada, pero es experto muy experto en seguridad de la que sale en las películas).

Al principio parece que para defender a Tomás de los posibles ataques de Salazar, porque viniendo de Salazar los ataques no serían metafóricos, pero después todo se mezcla y ya no sabes muy bien qué quiere quién. Es lo que tiene hacerse mayor, que la gente toma direcciones distintas y, a veces, son demasiado distintas.

En la trama se mezcla la política con el narcotráfico, el control de los medios y el hackerismo y el hacktivismo (que son dos cosas distintas). Hay asesinatos, y culebrones (reales y de la televisión), hay clase alta (los pobres de México no aparecen en este libro), hay historia, y se habla mucho de política, de la que se hace y de la que se piensa. También de la parte más oscura de la política, de esa que se hace en habitaciones de hotel, en mesas de restaurante. Y ahora que digo mesas de restaurante, se cuenta en el libro una técnica de espionaje en la que intervienen los camareros de los restaurantes y los micrófonos ocultos en las mesas de los restaurantes. Que digo yo, que no somos tan raros, el espionaje de restaurante es más común de lo que creemos. También sale la DEA que ya se sabe que si hay narcotráfico estará la DEA, que estos están en todas partes. Y sale España y el futbol, es lo que tiene.

Los cuatro amigos se ponen a investigar para descubrir si Salazar realmente mató a Pamela Dosantos. La trama, en resúmen, es interesante y está bien trabada, mantiene la intriga. Todo el libro tiene un tono como muy periodístico que a mí me gustó.

Pero lo mejor para mí son los personajes. Especialmente los de los cuatro amigos, pero alguno más hay interesante. Los cuatro amigos son arquetipos casi: está el intelectual comprometido, la mujer sexy, el concentrado competitivo y el osito de peluche. Tomás sería el intelectual comprometido, es un periodista que se hizo famoso en su tiempo por dar a conocer cosas turbias pero que en algún momento perdió el rumbo. Amelia seria la mujer sexy y le agradezco profundamente al autor que la haya hecho sexy, inteligente, fuerte y libre, sobre todo, libre porque no siempre las mujeres sexys y fuertes están bien construidas en los libros, hay mucha confusión respecto a los conceptos mujer, sexy, fuerte, inteligente… en fín, la vida. El concentrado competitivo sería Jaime, el experto, porque tiene una misión en la vida. El osito de peluche sería Mario, el que hace de pegamento del grupo, el que está bien con todos, el que tiene una familia, más o menos normal, y un trabajo normal y el que se siente pequeño comparado con sus muy interesantes amigos.

A mí, en los libros y en la vida, me gusta saber por qué la gente hace las cosas, qué les pasa por dentro, qué piensan y qué sienten. En la vida no siempre lo puedo saber, en algunos libros tampoco, pero en éste el autor explica muy bien y de forma muy creíble que les pasa a los personajes por dentro. Cuales son sus motivos y de dónde vienen. Acabas conociéndolos bien y por eso me gustó leer en los agradecimientos del libro que el autor amenazaba con una segunda entrega.

No conocía a Jorge Zepeda Patterson, lo cual es normal teniendo en cuenta que ésta es la primera novela que escribe, pero me cae bien. El autor ha sabido contar una historia de corrupción, espionaje, narcotráfico pero también de amistad, de lealtad, de amor… y lo ha hecho con un lenguaje emotivo y psicológico, explicando los motivos personales de cada cual para ser quién es y hacer lo que hace. Hay momentos abolerados total. Hay una declaración de amor de esas desesperadas pero alegres, así como exagerada y desbocada, que es preciosa y además te crees. Crees que es posible que alguien escriba una carta de amor como esa y eso le reconcilia a una con el mundo. Y es que ser cínico full time es de idiotas (Carlos Zanón dixit).

Los corruptores de Jorge Zepeda Patterson es un muy buen libro. A mí me ha entretenido, me ha informado, me ha indignado y me ha arrebolado el alma. No se puede pedir más. Leedlo donde queráis y cuando queráis, se lee fácil y bien, y aunque en la novela le dan al tequila que da gusto, vosotros no hace falta que le deis a nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s