“Rakdee con dos es” de Jakob Arjouni

rakdee con dos esHay muchos libros en el mundo que merecen ser leídos y a nadie le da la vida para leerlos todos. Así que los lectores seleccionamos, elegimos, descartamos, nos especializamos. Yo no sé como acabé leyendo sobre todo novela negra, pero hace ya mucho tiempo que lo hago. Y ya he contado algunas de las razones por las que leo novela negra. Lo que pasa es que cada libro añade una razón más. Después de leer todo lo que hay en español de Jakob Arjouni he añadido otras más. Así que ésto no va a ser una reseña, no sé que es, pero una reseña, no. 

Arjouni explica y muestra muchas cosas en sus libros, por ejemplo la parte oscura, sucia y repugnante de Alemania. Ahora parece como si Alemania fuera el país perfecto, como si todos tuvieramos que hacer las cosas como ellos. Y no, no hay países perfectos y no hace falta que todos hagamos las cosas igual. En realidad, en todas partes cuecen habas y la miseria y la podredumbre están bastante repartidas. Arjouni habla de los miserables de Alemania. De la miseria, de la mala vida y de la desesperación. Kemal Kayankaya, su detective turco (o no, según se mire), vive en los 80 y puede que las miserias sean un poco distintas a las de ahora, pero las razones de la miseria son las mismas. Siempre han sido las mismas.

No me voy a meter en si lo que Arjouni escribe y como lo escribe es literatura o no lo es. No me interesa eso. A mi solo me interesa divertirme y entretenerme mientras leo, reirme un poco, llorar también, cabrearme con el mundo si hace falta, aprender algo, verme reflejada a mi o a las personas que conozco en las historias que me cuentan. Arjouni me ha dado todo eso. No he llorado mucho, pero todo lo demás sí lo he hecho.

En Rakdee con dos es, un hombre de aspecto peculiar va a la oficina de Kayankaya. Está nervioso y asustado y lo que dice no tiene mucho sentido. Al final, Kayankaya consigue que le cuente qué pasa y lo que pasa es que su novia tailandesa ha desaparecido y quiere encontrarla pero no puede ir a la policia porque la novia es una inmigrante sin papeles. Kayankaya le pregunta por qué le ha ido a buscar a él y el otro le dice que porque tiene nombre extranjero.

En los tres libros de Arjouni que he leído los clientes de Kayankaya lo eligen porque es extranjero. No porque sea bueno ni nada, solo porque es extranjero. Cada cliente espera que por el hecho de ser extranjero Kayankaya hará las cosas de una manera o de otra. A eso se le llama prejuicio. Juzgar a alguien antes de tener datos, sin conocer, basando el juicio en ideas y creencias que no han sido probadas o confirmadas. Ésta es una de las razones para leer a Arjouni: comprendemos qué es un prejuicio, nos damos cuenta de cuantos tenemos, y vemos lo inútiles que son.

Kayankaya no hace las cosas como las hace porque sea extranjero. Las hace como las hace porque sí. Puede que todo el mundo lo trate como si lo fuera, pero él no se siente extranjero. No puede ser otra cosa que alemán. No será rubio ni tendrá los ojos azules pero es alemán. Punto.

Y si se pone de parte de los débiles, de los perdedores, de los miserables…, si los defiende y los protege es por principios, por sentido de la justicia. Alguien tiene que hacerlo.

En Rakdee con dos es nos cuenta como se expulsaba de Alemania a las personas en situación irregular. Ahora se expulsan igual. Allí y aquí. Vamos a ver a un montón de extranjeros encerrados en un zulo y hasta puede que nos indignemos y pensemos “joder, con los alemanes!”, pero nos quedaremos tranquilos pensando que aquí las cosas se hacen distinto. No porque se hagan distinto si no porque si no se hicieran distinto nos sentiríamos mal. Pues sintámonos mal porque en la Zona Franca de Barcelona, sin ir más lejos, hay una cárcel como la de la película donde se muere la gente y en la que nadie puede entrar.

Yo he intentado hacer una reseña normal para decir que Arjouni es bueno, que es novela negra de verdad, que te va dando collejas de realidad, que te ríes y te cabreas y aprendes cosas, pero no me salía. Intentaba hablar de la trama y me salían los CIEs, intentaba hablar de los personajes y me salían análisis sobre lo prejuiciados que somos… Lo he intentado de verdad, pero lo que tiene los libros, los buenos, es que te hacen pensar y a mi los tres de Jakob Arjouni me han hecho pensar. Quizás hasta demasiado, mira tú.

Deja un comentario

Archivado bajo Llibres / Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s