“Las flores no sangran” de Alexis Ravelo

Las flores no sangran de Alexis RaveloLeo porque a veces me encuentro libros como los de Alexis. Leo porque hay libros así, de los que remueven tripas y calientan el alma a la vez. Leo porque algunos libros, como este, me ayudan a entender a la gente, por qué hacemos las cosas que hacemos y no otras. Leo porque en libros como este los ricos son los malos y los que parecen malos son bastante como yo, solo que las opciones entre las que tienen que elegir son distintas a las mías. Leo porque mientras leo, aunque lea historias desgarradoras sobre gente desgarrada, soy feliz. 

Las contraportadas de los libros me ponen enferma, en general, porque parecen haber sido escritas por gente que no se ha leído el libro. “Las flores no sangran” es distinto hasta en esto. Es de Ravelo y está publicado por Alrevés, así que la contraportada dice, entre otras cosas, esto:

Mézclese este meollo con ron canario, agítese bien y el lector tendrá como resultado un bebedizo torrencial, explosivo y tronchante de efectos balsámicos. Y es que si hay novelas que curan, Las flores no sangran es una de ellas. El genio de Alexis Ravelo convierte la novela negra en algo maravillosamente abetunado o negruzco, menos oscuro y más humano, con esperanza de sol y lamparones de sangre, pólvora y mojo, de vida al fin: ese charco que nadie sabe pisar sin salir manchado.

Dice que la novela de Ravelo es torrencial, explosiva y tronchante y eso son grandes palabros. Usar palabras así es peligroso porque genera expectativas, grandes esperanzas. Pues bien, las grandes esperanzas fueron extraordinariamente cumplidas. Todo el libro es un no parar de acción, venga a pasar cosas todo el rato, te mantiene en vilo de una manera constante y sostenida, un sinvivir muy gratificante. Además lo que sucede es casi siempre sorprendente y al mismo tiempo creíble, algo increíblemente difícil de conseguir. Suceda lo que suceda en el libro es de un verdad que da miedo, casi literalmente. Y luego está lo del tronchante. Tronchante quiere decir que te vas a reír. Uno no puede decir que algo es tronchante si solo vas a sonreir. Ravelo es capaz de hacerte reír a carcajada limpia en una de las escenas más gore que he leído en tiempo.

También dice que Las flores no sangran es una novela que cura. El que no lea no va a entender esto ni explicándoselo bien. Hay libros que curan, el cuerpo no lo tengo claro, pero el espíritu, ya te digo si lo curan. Lo de curar el espíritu es casi como lo de los antibióticos, que no todos sirven para todo, bueno pues esto funciona igual. Yo no sé si el libro de Ravelo va a curar todas las almas, pero la mía la dejó sana, sanita. Por extraño que parezca, porque mira que hay mierda en el libro, a mí me reconcilió con la condición humana. Hay gente buena en el mundo, hay gente que se quiere con locura, hay gente que es capaz de los más grandes sacrificios por lealtad. Hay gente honesta y justa. Y luego están los malos. Pero como tengo percepción selectiva, como todo hijo de vecino, en los malos no me fijo y problema resuelto.

En el libro de Ravelo hay esperanza de sol y lamparones de sangre. Hay mucha sangre, pero mucha, múltiples charcos de sangre, hay. Pero también esperanza, de sol y de otras cosas. Igual es por lo de la percepción selectiva pero yo, esta vez, he leído más esperanza que sangre, y mira que la hay.

Cuatro desgraciados son convencidos por otro desgraciado para secuestrar a la hija de un rico de nuevo cuño, un rico de esos que han hecho dinero en un plis plas a base de poner ladrillos uno encima de otro. Todo esto sucede en Gran Canaria, un sitio que sin serlo, es un pueblo. Los desgraciados son más bien ilusos porque si no uno se tira por el balcón, y los ricos son más bien desconfiados y egoístas porque si no uno no se hace rico. Así que los pobres ilusos se ven en un fregado que les viene grande y los ricos no cuentan con que los desgraciados son ilusos, sí, pero leales y además ya no tienen nada que perder.

Una de las mejores coses de leer a Alexis Ravelo es que sus personajes, todos ellos, son humanos, son personas, con emociones contradictorias, con miedos y alegrías, con todo el pack. Yo leo a Ravelo y lo que siento es ternura, por los desgraciados del mundo, por la gente que no sabe como ha acabado ahí haciendo lo que hace. Lo que consigue es que les comprendas, que entiendas lo que hacen y por qué lo hacen, te pones en su piel y en sus zapatos. Y los quieres, un poquito. A mi me parece que Ravelo también los quiere un poquito.

Dice Ravelo que intenta hablar de las cosas que un periodista no puede contar. Y es verdad que en este libro salen corrupciones y chanchullos que no han salido explícitamente en los periódicos, pero a estas alturas la mayoría nos imaginamos por donde van los tiros. Ravelo solo construye una narración con todo ello y le da sentido y lo hace todavía más real y verdadero. Y primero te cabreas mucho, y eso es lo que tiene que suceder. Y después, y eso también es lo que tiene que suceder, tomas partido, y te pones del lado de los tuyos y los tuyos son los que son y no otros. Y vives distinto y piensas distinto.

Yo leo por y para eso. Para vivir distinto. Para vivir con esperanza de sol y sabiendo que, todos, nos manchamos viviendo. Todos.

Salid a la calle, id a una librería, si puede ser de barrio mejor, comprad “Las flores no sangran” y leed a Ravelo. Hacia tiempo que no disfrutaba tanto.

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Llibres / Libros

2 Respuestas a ““Las flores no sangran” de Alexis Ravelo

  1. Después de esta reseña, cualquier reseña se quedará pequeña. Fantåstica, vivida. Felicidades.

    Yo la tengo en pendiente y veo que la deberé avanzar, aunque me gusta respetar los tiempos de recepción, pero lleyéndote…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s