“Te quiero porque me das de comer” de David Llorente

Te quierro porque de das de comer de David LlorenteEl libro de David Llorente es distinto a cualquier cosa que haya leído en la vida. Creo que va a ser distinto a cualquier cosa que vaya a leer en la vida, también. El libro de David Llorente es valiente y personal, único. “Te quiero porque me das de comer” es una obra de teatro y una historia coral y un monólogo todo en uno. Te agarra de las tripas y también de la cabeza y te hipnotiza. Cuando acabé, así estaba yo, hipnotizada. Por eso, me ha costado y me cuesta tanto hablar de él. No sé ni por donde empezar.

El personaje principal del libro no es Max Luminaria, un médico psicópata que se dedica a matar a gente durante más de diez años en el barrio de Carabanchel. El personaje principal del libro es Carabanchel. Lo de Max es casi lo de menos. Yo hubiera leído y disfrutado igual el libro sin el psicópata dentro.

Para entender por qué, tengo que explicar qué clase de turista soy. A mi me gusta la gente y me gustan las historias. Además, viajo sola la mayoría de veces. Elijo una ciudad y me quedo ahí el tiempo suficiente para conocer la ciudad. Veo algún monumento, algún edificio y esas cosas, pero sobretodo busco un lugar desde el que pueda observar la ciudad. Me siento ahí con un libro o un bloc de notas o lo que sea y miro. Miro la gente pasar pero también la gente que siempre está ahí. Normalmente elijo un bar, a poder ser con terraza. Y lo que hago es escuchar y mirar. A veces no entiendo el idioma y tengo que observar más atentamente porque no puedo escuchar. Y luego lo que hago es imaginar quién es la gente que veo, que hace, por qué lo hace, de donde vienen y a donde van, como es su vida.

Todo el libro de Llorente es esto. Son escenas de la vida del barrio. Gente que va y que viene. Unos aparecen durante todo el libro, son los clientes regulares de mis bares, y otros aparecen solo una vez. Te cuenta una cosa que les ha pasado y ahí lo deja, para que tu hagas de eso lo que quieras. Y a base de contarte momentos de la vida de la gente de Carabanchel entiendes el barrio, sabes como es y como se vive, sabes lo que significa vivir ahí. Carabanchel se convierte en un estado mental. Ya no es un lugar, es una forma de vivir, es una forma de pensar, una forma de sentir. Es algo o alguien con personalidad, con historia y con vida. Es algo que puede generar acciones, no sé exactamente como, pero Carabanchel hace cosas.

“Te quiero porque me das de comer” no está escrito como todos los otros libros que he leído. Tiene un narrador, claro, pero es un poco caótico y te cuenta las cosas tal como le vienen. Y mezcla escenas con recetas de cocina, con partes del tiempo, con listas de libros que se publicaron en el tiempo del que está hablando… Y además tiene un interlocutor que lo increpa. A veces, ese interlocutor se queja porque quiere que le hablen más de un personaje concreto o de otro. Pero el narrador sigue en sus trece y cuenta lo que le apetece y lo que no, pues no.

Este libro es distinto hasta en la puntuación. Está roto en pedazos pequeños que se separan con un punto. Pero dentro de los pedazos solo hay comas y dos puntos y parentesis en los que dice lo mismo de otra manera, como si en la edición no hubiera podido elegir de qué manera quería decir las cosas. Leer esa forma de escribir es lo que te hipnotiza, porque este libro no puedes leerlo relajado. Este libro tienes que leerlo concentrado y te metes de lleno en esa especie de escritura oral que te va absorviendo y que, después de un rato, te parece natural, orgánica. Se te mete dentro porque esa forma de escribir se parece muy mucho a la forma en que todos pensamos. Dando saltos de aquí para allá, de la vida a los recuerdos, y de esto a lo otro.

La historia, las historias, de “Te quiero porque me das de comer” son tristes y, a veces, absurdas. Hay también puntos de alegría y de esperanza, pero son sobre todo tristes y absurdas, como la vida. Todos hemos creado sistemas para sobrellevar la tristeza y el absurdo de nuestras vidas, a veces simplemente ignorándolos, pero estar, están ahí. Y el libro de Llorente solo pone una lupa enfrente para que nos demos cuenta. Ese señor trajeado y amable que vemos cada día, ese puede ser el psicópata, pero no lo vemos porque va trajeado y es amable. Esos tres tios adolescentes con mala pinta sentados en un banco fumando canutos, esos pueden ser los que te defiendan del ataque de un perro o de un atraco. Ese mendigo que hay ahí, puede que tenga una familia esperándolo en casa. Esa vida normal que tu tienes, puede no serlo mañana, por cualquier razón estúpida. Por cruzarte con alguien por la calle, por leer un libro, por ver una película… Vete tu a saber. Así es la vida. En Carabanchel y en todas partes.

Llego tarde a este libro. Debería haberlo leído mucho antes. Pero lo he hecho ahora porque es ahora cuando tenía que leerlo. Id y comprad el libro. Empezad a leerlo y si a las 5 páginas no estáis hipnotizados dejadlo un tiempo. Porque este libro hay que leerlo, pero no en cualquier momento. Este libro es especial, hay que leerlo bien y cuando toque. Pero compradlo igual para darle las gracias a Llorente por haberlo escrito y a Alrevés por publicarlo.

2 comentarios

Archivado bajo Llibres / Libros

2 Respuestas a ““Te quiero porque me das de comer” de David Llorente

  1. Un llibre genial. Totalment recomanable.Boníssim!

    • Quan vaig acabar de llegir-lo em sentia malament i tot de no haver-lo llegit abans. Mira que vaig anar a la presentació i tot i haver trigat gairebé un any… Ha estat tot una experiència llegir-lo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s