El sueño americano

Hay un discurso por ahí, está en todas partes, que me molesta mucho. Hay días que lo llevo mejor y hay días que me repatea el estómago. El discurso es, muy resumido, el de “si quieres, puedes”. El del sueño americano, “si trabajas duro triunfarás”. El del positivismo new age, ” el pensamiento positivo te sanará”…

Creer que si quieres, puedes es como creer en Dios. No hay evidencias empíricas de la existencia de Dios, como tampoco las hay de su no existencia. A creer en algo que no ves, ni has visto, ni puedes ver se le llama tener fe. Y yo soy genéticamente incapaz de tener fe, en Dios o en cualquier otra cosa que no pueda ver.

Hay dos cosas en las que creo firmemente: hasta que no te mueras, hay esperanza; y lo que no te mata, te hará más fuerte. Eso si estás a lo que tienes que estar, que es a intentar ser una mejor versión de ti misma cada dia.

Así que por mucho que quieras, tienes que contar con que la vida es muy perra y te va a querer joder. Tu haz todo lo que puedas para que te joda lo menos posible, pero aún así cuenta que te va a joder. Una vez te haya jodido, intenta ver por qué te pudo joder, cual era tu situación emocional o vital para que eso, lo que fuera, saliera tan mal, e intenta no volver a econtrarte en esa situación. Sé amable, porque eso facilita no estar solo en el mundo y tener gente que te quiera y te apoye es lo único que sirve para salvar la mala suerte. Sé amable también contigo mismo, háblate bien y con cariño, porque si estás solo en el mundo solo te tienes a ti mismo para darte ánimos.

Date cuenta de que las personas somo personas, somos falibles, la cagamos, y a veces las cosas salen bien y otras salen mal. Sé humilde. Tienes que saber que todo el mundo es como tu, necesita lo mismo que tu: que lo quieran, tener salud y seguridad, poder hacer planes, ser reconocido por sus iguales y tratado con respeto.

Las personas que no tienen trabajo, no tienen una casa, están enfermas o lo que sea no se lo han buscado, se lo han encontrado. La mayoria de personas que conozco se esfuerza por hacer las cosas bien y tener una vida digna, pero a veces, tienen mala suerte. Mala suerte es haber nacido en según que lugares, en según que familias. Mala suerte es que en las escuelas no se explique qué coño es una hipoteca y como funciona. Mala suerte es que te tengas que esperar seis meses para que te hagan un escaner. Mala suerte es que las leyes permitan a las compañías vender comida de mierda a precios de risa. Mala suerte es que unos iluminados decidan ponerse a construir casas como locos para hacerse ricos. Mala suerte es que haya programas como el Sálvame Deluxe o Mujeres y hombres y viceversa. Mala suerte es que Mariló Montero diga en la televisión pública que el aroma de limón cura el cáncer. Mala suerte es tener un director de banco mala persona… La mala suerte es lo normal, la buena suerte es extraordinaria.

La parte buena, y yo siempre la busco por eso de que hasta que no me muera hay esperanza, es que lo que se explica en las escuelas se puede cambiar, las listas de espera en sanidad se pueden acortar inviertiendo más dinero, las leyes se pueden cambiar, los programas de televisión pueden desaparecer y las pseudo periodistas sin escrúpulos también. Y todo eso como se hace?

Pues es difícil hacer todo eso, para qué vamos a engañarnos. Lo primero es informarse y formarse, lo segundo es juntarse con más gente, y lo tercero es ejercer de ciudadano, quejarse, trabajar.

Creo en la mala suerte. Creo que nadie merece la mala suerte. Creo que entre todos deberíamos tejer una red de seguridad para que la mala suerte no nos impidiera tener una vida digna.

Creo que el sueño americano, el positivismo new age y toda esa patraña debería irse a tomar por saco, a la de ya.

 

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “El sueño americano

  1. Todo eso que comentas no es mala suerte. De hecho, salvo en las degracias en forma de enfermedad, no tiene nada que ver con la suerte, ni mala ni buena. Tiene que ver con un concepto de sociedad que pretenden hacernos creer que es la única posible, la menos mala dicen algunos. No es mala suerte, porque esa idea de sociedad está impuesta por unos cínicos a los que, oh, sorpresa, siempre les sonríe la buena suerte.
    El sistema se puede cambiar. Es una tarea hercúlea, sin duda, que debe empezar por cada uno, por nuestro entorno inmediato, como bien dices. El problema es que, efectivamente, hay mucha gente que piensa que todo se reduce a una cuestión de suerte.
    Trabajar duro, sin pisotear al vecino, no es garantía más que de intentar cambiar la realidad de cada uno. En mi escala de valores eso es lo más parecido al éxito. Soy consciente de que esa no es la definición predominante.
    Saludos.

    • Tienes razón en que no es mala suerte. Pero es la razón por la que muchos, por mucho que se esfuercen, no pueden llegar a tener la vida que merecen. La cosa es darse cuenta de que hay personas que no han tenido otras oportunidades (eso para mí, sería buena suerte) y juntos debemos trabajar para darnos cuenta de eso y empezar a cambiarlo. Más allá de preocuparnos solo de mejorar nuestras propias vidas, que también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s