El miedo

Family_PortraitEl miedo es una mierda. Hay miedos que te hacen sentir una persona normal, parte de la norma, de la generalidad, y luego hay miedos que te hacen sentir raro de cojones. Lo sé porque yo tengo miedos raros. Lo que no tengo claro es si son raros porque nadie más los tiene o porque nadie habla de ellos. Antes creía que era por lo primero, ahora cada vez estoy más convencida de que es por lo segundo.

Lo bueno es que esto de los miedos raros y los normales evoluciona. Y lo que ahora es raro, luego puede no serlo. A veces tardan cientos de años en convertirse en normales y a veces se convierten en normales en un instante. Hasta la semana pasada, la mayoría de nosotros, europeos blancos y cristianos -o algo parecido-, no tenía miedo, o tenía muy poco, a morir en un acto de lo que llaman terrorismo islámico. Desde la semana pasada ciudades enteras (la última, Brusselas) han tenido miedo del terrorismo islámico.

La verdad es que, como últimamente vivo hacia dentro, como cada año por estas fechas, no me enteré de lo que había pasado en París hasta el día siguiente, cuando me conecté a Facebook y estaba lleno de banderas francesas. Y entonces fue cuando me enfadé, primero con el resto del mundo (quiero decir el resto del mundo en mi Facebook) y luego conmigo también.

Claro que yo ya venía enfadada de antes. No hace mucho hubo otra imagen que inundó mi Facebook. La del bebé que se ahogó intentando llegar a Europa. Esa imagen hizo que algunos salieran a la calle o se apuntaran en listas para “acoger” a refugiados. De repente, la gente entendió que las personas que intentan llegar a Europa necesitan hacerlo de forma segura y que cuando llegan merecen nuestra ayuda. En realidad no, la gente lo que entendió es que “algunas” de las personas que intentan llegar a Europa se merecen eso, otras no.

En mi casa, cuando era pequeña, sufrí mucho porque mi madre nos trataba a mí y a mis hermanas como si fueramos un todo. Eramos las tres todo el rato. Yo era la mayor y luego venían las dos gemelas, y solo nos llevábamos 16 meses, así que durante mucho tiempo nos trataron como si fueramos trillizas. Y yo quería ser la mayor. Yo era distinta. Había salido la primera y deberían tratarme distinto. Yo no era como las otras (sí, mis hermanas fueron “las otras” durante mucho tiempo pero ya me han perdonado).

Toda mi vida me he quejado de no haber sido tratada como “la mayor”. Hasta que un día dejé de querer ser la mayor, pero esa es otra historia. La cosa es que ahora sé que es culpa de mi madre que a mi me duelan todos los muertos. Es culpa de mi madre, y su mania de no hacer ningún tipo de diferencia, que ahora a mi me dé igual que alguien huya de la guerra que que huya de la pobreza o que vaya a la aventura sin más. Es culpa de mi madre. O es gracias a ella (voy a tener que hablar con el psicólogo sobre las palabras que elijo cuando hablo de mi madre).

La cosa es que la mayoría de refugiados que hay en el mundo no van a venir a Europa. La mayoría de refugiados que hay en el mundo están en países que llamamos pobres. En Oriente Próximo hay millones, en África también. Aquí van a llegar solo unos pocos, los afortunados. Pero es que además, aquí ya hay millones de personas que se fueron de su país porque creían no poder hacer otra cosa y deberíamos preocuparnos de ellos también. De los que viven ya aquí y comparten calles y escuelas y trabajos con nosostros, los europeos, blancos y cristianos – o lo que sea-.

La cosa es que la mayoría de gente que ha muerto en actos terroristas (y que conste que para mí el terrorista es el que genera terror por motivos políticos o religiosos o económicos, y eso lo hacen los gobiernos también) no ha muerto en Europa. En otros lugares del mundo, el terror que vivió París ese día es constante, diario, permanente y hace décadas que lo sienten.

Mi madre tenía razón, todos nos merecemos lo mismo. Y ese “lo mismo” debería ser algo bueno, para todos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s